Clarín – La industria de semiconductores: una oportunidad de inversión en medio de tensiones geopolíticas

Clarín – La industria de semiconductores: una oportunidad de inversión en medio de tensiones geopolíticas

Published On: 20 de enero de 2024 |
  • El sector está hoy valuado en 4 billones de dólares.
  • El impulso de la Inteligencia artificial.
  • Tensiones entre Estados Unidos y China.

    La industria de semiconductores: una oportunidad de inversión en medio de tensiones geopolíticas

    La industria global de semiconductores, con una capitalización de más de US$ 4 billones, se ha consolidado como el pilar fundamental del sector tecnológico. La industria de estos microcomponentes, producidos de elementos puros como el silicio, germanio o galio, están experimentando un crecimiento exponencial impulsado por la industria de la inteligencia artificial (IA) y la competencia económica global.

    La industria de semiconductores se caracteriza por su alta especialización, su cadena de valor integrada, y su importancia geopolítica. La misma está integrada por los segmentos de diseño, fabricación y ensamblaje, liderados por fabricantes integrados (IDMs) tales como Samsung o Intel; las empresas de diseño (fabless) tales como AMD o Nvidia; y fabricantes (foundries) tales como TSMC o UMC.

    La importancia de esta industria hace que la misma se vea afectada por factores geopolíticos. Con implicancias económicas y militares, los semiconductores son un elemento clave de rivalidad entre Estados Unidos y China, dando origen a la “Chips War”.

    Por ejemplo, en 2023 Estados Unidos prohibió a sus empresas vender semiconductores a China, reclamando a sus aliados a seguir los mismos pasos. China, por su parte, respondió limitando las exportaciones de galio y germanio, necesarios para fabricar semiconductores con casos de uso críticos en sistemas de defensa de misiles, satélites y radares, entre otros. Es importante destacar que China produce el 60% del germanio mundial y el 80% del galio.

    Pero independientemente de las tensiones geopolíticas, se proyecta que la industria de semiconductores alcance la cifra de un trillón de dólares para 2030. Se estima que este crecimiento en la demanda de semiconductores será impulsado principalmente por algunas industrias clave. Entre ellas, se pueden citar la industria automotriz, con el crecimiento de los vehículos eléctricos; los sistemas de automatización y almacenamiento de datos, con el auge del cloud computing y el impulso de la IA; y las tecnologías inalámbricas, con el desarrollo del IoT y el 5G.

    Actualmente, los precios de las acciones en la industria de semiconductores han experimentado una corrección significativa, principalmente por una toma de ganancias y las tensiones geopolíticas. Esto representa una oportunidad estratégica, brindando un precio de entrada atractivo para inversores.

    En 2024, se proyecta que los ingresos de la industria de semiconductores crecerán más del 25%, con un aumento de ganancias superior al 50%. Esto se basa en la sólida demanda de inteligencia artificial (IA) para este periodo, respaldada por la adopción de estas tecnologías por parte de las empresas. Además, la estabilización de las tendencias de demanda en computadoras, dispositivos IoT y teléfonos inteligentes suma un impulso adicional.

    En términos de valuación, la industria hoy cuenta con un Forward P/E de 18x, por debajo del promedio de las industrias tecnológicas de 24x. Esta caída reciente en los precios es considerada una corrección exagerada por parte de la mayoría de los analistas.

    Este contexto demanda que los inversores asuman que existen riesgos geopolíticos en el corto plazo. Pero aquellos que decidan asumir ese riesgo e invertir en esta atractiva industria pueden asumir dos estrategias. La opción más conservadora sería invertir en un ETF temáticos, con posiciones en toda la cadena de valor de la industria, para una exposición integral. Mientras que una opción más agresiva sería tomar posiciones en un segmento estratégico, dentro de los mencionados anteriormente, para maximizar el potencial de retorno.

    Cualquiera sea la estrategia que se adopte, una cosa es segura: la inversión en la industria de semiconductores, aun con sus riesgos, es clave para el desarrollo tecnológico y muy rentable en el largo plazo.

    Pablo Das Neves

    Nota Completa

Últimos artículos